Nuestra piel es un órgano cuya vital función protectora lo convierte no sólo en uno de los que necesita más cuidados al estar directamente expuesta a agentes externos, sino también para ofrecerle unos nutrientes extras que permitan que éste escudo permanezca infranqueable para patógenos como los que producen enrojecimiento, irritación o incluso eritemas. Por ello, desde El Rincón del Cuidador© os presentamos la gama de productos Menalind, los cuales ofrecen una limpieza, protección e hidratación adecuada para cada tipo y cuidado de la piel.

Una necesidad para cada caso

Jamás nos debemos dejar engañar en algo tan importante como la salud: ni todas las cremas cuidan igual nuestra piel, ni todos los productos vinculados sirven para mantenerla en perfecto estado. Para ello, incluso dentro de la gama de productos Menalind, debemos tener en cuenta qué necesidad queremos atender:

  • Toallitas, espumas y jabones para limpiar: en casos como las pérdidas de orina, que se pueden producir en cualquier momento y donde se debe actuar de forma rápida y práctica para no producir incómodas irritaciones en la zona íntima, productos que no necesiten de agua como las toallitas o la espuma, y jabones neutralizadores del olor son adecuados para una higiene en la que no se vean alteradas las defensas de la piel.
  • Cremas y espumas para proteger: reforzar el mecanismo natural de la piel así como prevenir irritaciones allá donde se puedan encontrar sustancias nocivas como heces y orina, nos ayuda a que éstas no alcancen la dermis ni traspasen sus poros.
  • Lociones y cremas para cuidar: aportar nutrientes constantemente para mantener nuestra piel limpia y seca en todo momento, es posible gracias a productos como las lociones corporales, que ofrecen un cuidado intensivo e integral a la piel madura, y las cremas de manos, listas para usar en todo momento para nuestras herramientas más expuestas.

Ingredientes y cualidades claves en el uso

Indicábamos que no todos los productos para la piel sirven de igual forma para tratar la higiene íntima por ejemplo, que para una protección integral. Para ello debemos contar con la ayuda extra que ofrecen los siguientes componentes:

  • Creatina y panthenol: ingredientes altamente restauradores que ayudan a recuperar el ph 5,5 natural de la piel y reforzar su mecanismo natural.
  • Óxido de zinc: su efecto reparador lo convierte en el aliado perfecto contra la presencia de irritaciones.
  • Aceites naturales: como el de almendras, muy recomendado por sus propiedades nutritivas e hidratantes, permiten crear una película protectora extra sobre las capas de la piel.
  • Ácidos grasos y aminoácidos: para proteger la piel nada como ofrecerle un aporte de sus propios elementos nutritivos.

Por último, tampoco debemos olvidarnos de las demandas de cada zona corporal: en la zona íntima es vital la ausencia total de alcoholes, y en el caso de incontinencia mixta, el uso de productos que no sólo limpien sino desincrusten y que además neutralicen los olores.

En el resto del cuerpo nos debemos preocupar no sólo por los aportes de nutrientes, sino que éstos sean hipo alergénicos para evitar reacciones cutáneas y no olvidar el cuidado diferente en zonas específicas y más delicadas como el cabello o las manos.

En definitiva la clave está en un tratamiento en el que se cuide sabiendo qué es lo mejor y lo que necesita específicamente nuestra piel, sin caer en generalidades y solicitando la ayuda de profesionales como sanitarios y farmacéuticos para que nos guíen en su mantenimiento.

 

Este y más artículos podrás leer en la excepcional web EL RINCÓN DEL CUIDADOR de Hartmann.

Un pensamiento en \"¿Qué cuidados necesita exactamente nuestra piel?\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *